RIPSHOP, UNA MARCA FABRICADA AQUÍ.

La globalización es una realidad. Una realidad que nos supone una serie de beneficios pero que también tiene unas consecuencias bastante cuestionables.  Desde Ripshop queremos explicaros nuestro compromiso más sincero y queremos hacer una crítica profunda al “todo vale” que monitoriza los mercados actuales.

                Creemos que los negocios y el dinero no pueden descuidar la salud de sus clientes, los derechos de sus trabajadores y la dignidad de todas las personas que, en algún momento, están en contacto con ese mismo proyecto. Es por eso que desde esta pequeña iniciativa, nos esforzamos día a día para garantizar unas condiciones de trabajo justas y dignas para todos nuestros trabajadores. Porque implementando políticas equitativas y honestas no solo garantizamos sus derechos sino que luchamos, de forma indirecta, contra todas las desigualdades salariales, las explotaciones y los abusos que tienen lugar a nivel mundial.

    Además, fabricamos los productos aquí con el doble objetivo de cuidar y reactivar nuestra economía y de ofrecer la oportunidad de trabajar a todas las personas que han quedado desplazadas por la crisis económica.

Por otra parte, nos valemos de protocolos de confección que avalan tanto la calidad como la seguridad de nuestros productos. Repasamos individualmente el estado final de cada prenda para asegurarnos de que os estamos ofreciendo el mejor servicio. Pero no solo nos preocupamos por entregaros unos acabados de calidad, también focalizamos nuestro punto de atención en los productos químicos que usamos en la estampación, productos que deben pasar una normativa estricta y un largo proceso de depuración. Con eso, nos aseguramos de que los tejidos con los que vais a estar tantas horas en contacto, no suponen ningún riesgo para vuestra salud.

Por estas razones, nos vemos obligados a ajustar  un poco el precio de nuestros productos porque queremos garantizaros el cumplimiento de todos estos objetivos. Y aunque resultan, finalmente, un poco más caros que otros productos de importación creemos que vale la pena. Porque… ¿hasta qué  punto el precio debería ser capaz de sobreponerse a la salud, a la ética y a la vida de las personas?

Afortunadamente, desde Ripshop no estamos dispuestos a contribuir a un proceso tan decadente y os animamos a empoderaros y aplicar esta filosofía tan sana a vuestras vidas porque, de esto sí que estamos seguros, no todo vale.

Share this post

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *